lunes, 29 de mayo de 2017

Reseña: Dejad a los niños - John Saul

 
"¡Niños no se acerquen al embarcadero!" 
Durante generaciones la familia Conger repitió estas instrucciones a sus hijos. Siempre vivieron en Port Arbello cerca de los peligrosos arrecifes de Congers Point. Cien años antes, Jack Conger y su hija Beth habían desaparecido allí. Se rumoreaba que Jack se había lanzado al mar desde esos roqueríos. De su hija nunca se supo. Todo lo que quedó fueron rumores sobre una maldición familiar. 
Ahora estamos nuevamente en Port Arbello, hay un nuevo Jack Conger, que vive con Rose, su mujer, y sus hijas Elizabeth y Sarah. Pero todavía está la sombra de Beth.

Dejad a los niños era un libro que desconocía totalmente hasta que Anto, amiga lectora que me inició en el lado oscuro, me lo nombró y me contó lo mucho que ella lo quería sobre todo por el trauma que le había dejado cuando lo leyó. Ella lo descubrió de casualidad un día en la librería, y fue uno de esos encuentros especiales con un libro como les conté en el post anterior del blog. Quería que lo leyera, y la verdad a mi me daba curiosidad, así que me lo regaló. Esperó un tiempo entre mis pendientes hasta que le di una oportunidad y si, ella tenía razón: es un muy buen libro. Me gustó mucho y me dio lo que prometía.
No sé si fue por influencia de ella, o estaba predestinado que sucediera en mí, pero desde que empecé en el mundo blogger como fan del romance (cosa que sigo siendo) fui de a poco entrando en el  lado oscuro de las historias
Me fui interesando cada vez más en leer novelas que me volaran la cabeza y en conocer personajes realmente malos o al menos alejados de la figura de "chico/a bueno/a" . Pero no hablo del chico malo de las novelas juveniles, sino de algo totalmente diferente. De hecho este tema es algo de lo que quiero hablar hace tiempo en el blog así que pronto (preparaos!) habrá un debate muy interesante que haré junto con Anto, relacionado a los malos de los libros y porque nos gustan ;)
Volviendo al libro en cuestión. ¿No les parece que ya esa portada por sí sola es bastante creepy? Yo la miro y veo: primero ese aire antiguo que tiene, ya que es un libro bastante viejo y lo antiguo depende del modo en que se lo presente puede ser bien creepy; y por otro lado esa mano sirviendo ese té con el hilo de sangre en la tetera... ayyy es bastante escalofriante. Créanme que si leen el libro, cuando lo terminen van a darse cuenta del significado de esa portada y va a traerles recuerdos muy lindos (muajajaja).
Anto me dijo que el libro era traumático, yo percibí apenas verlo ese aire raro que tiene la historia y bastó con empezar a leerlo para confirmar toda sospecha que pudiera tener y entonces adentrarme de lleno en una historia creepymente creada por el señor Saul, a quien desconocía pero ahora tendré en la mira.
Como siempre me gusta hacer cuando leo un libro, busqué comentarios y reseñas, pero me sorprendió no encontrar muchas. Dejad a los niños es un libro realmente poco conocido dentro de la literatura de terror, y aunque no he leído casi nada del genero como para decir que sea mejor o peor que otros libros, si puedo afirmar que merece ser tenido en cuenta ya que realmente vale la pena. Una de esas pocas reseñas que encontré tenía un comentario que decía que este es uno de esos libros que si sos pequeño tus padres no te van a dejar leer y va a estar en el lugar de prohibidos de la biblioteca. Me encantó esto, ya que aunque hoy en día cada uno lee lo que quiere y más siendo adulto, ese concepto de esconder la historia o guardarla con recelo de un niño inocente debido a su "especial contenido" no hace más que aumentar el deseo de leerlo y además confirmar que el libro tiene en su interior algo en verdad bueno e interesante.
Eso sí, lectores sensibles o que no sientan ningún tipo de interés en acercarse al lado oscuro o sumergirse en una historia bastante morbosa de momentos, abstenerse.

De la trama no se puede decir mucho sin correr el riesgo de contar demás. Es de esos libros que es mejor leerlos teniendo la menor idea posible de lo que esconde en sus páginas, de hecho la sinopsis que he puesto no es la que figura en Internet si se lo busca sino la que tiene mi ejemplar y que no vi en ningún otro lado. Esta sinopsis es en mi opinión la mejor ya que no te revela nada, al contrario de las otras que he visto al googlear el libro. Y resumiendo un poco esto, puedo decir que en este libro nos encontramos con una familia donde todos tienen su protagonismo y peso en la trama. En la casa heredada de sus antepasados de varias generaciones, viven Rose y Jack, un matrimonio particular y con ciertos conflictos; y sus hijas Elizabeth la mayor y Sarah la más pequeña, quien luego de cierto suceso se volvió una persona diferente a la que era. En el pueblo empiezan a suceder cosas extrañas relacionadas con niños, y a su vez corre el rumor de cierta maldición que pesa sobre la familia Conger.


El libro está narrado en tercera persona y el autor nos va contando de a poco como es la vida en Port Arbello. Nos va descubriendo los diferentes personajes y de a poco adentrándonos en el ceno de la familia Conger. El matrimonio de Rose y Jack tiene un peso importante en la trama y se percibe muy bien la relación entre ellos, que está muy lejos de ser ideal o romántica. La verdad esto me gusto mucho, ya que según el modo en que se planteen los dramas matrimoniales pueden resultar muy interesantes y entretenidos (al menos a mí me entretuvo), como en este caso.
Las hijas, Elizabeth y Sarah, son las grandes protagonistas de este libro. Sarah me gustó y me generó bastante pena a medida que avanzaba en la lectura a la vez que su personaje y lo que vive te genera gran impotencia. Elizabeth por su parte me despertó sentimientos muy... negros podría decirse. Realmente todo lo que la rodea y lo que sucede relacionado a ella me despertó enojo e incluso odio.
Y ya no hablo más de personajes ni de trama porque es realmente de lo más importante del libro y no quiero develar nada importante. Pero si puedo hablar de lo que me generó este libro y de ese elemento tan importante que prácticamente prevalece de principio a fin y que es el aire tan tétrico, horroroso y hasta morboso que se respira en cada página. Y esto me fascina y fue lo que más me gusto de este libro.

Como dije antes no he leído otras novelas de terror como para hacer una comparación pero al menos para mí este libro tiene los elementos necesarios como para impresionar y producir un gran efecto en el lector. La ambientación que crea el autor es muy buena; la casa grande y apartada del resto de la población, un gato al que..., un ático, un bosque y un acantilado que con las descripciones de Saul te da escalofrío de solo imaginarlo. Y lo mejor de todo: las escenas que tienen lugar en cierto "sitio" donde pasan cosas que resultan totalmente horripilantes, violentas y fuertes.  Creo que cuando pase el tiempo siempre voy a recordar primero que todo esas escenas y especialmente aquello que se relaciona con la portada del libro (¡¡creepyyy!!)
Es un libro que al leerlo se siente como esas películas de terror de las de antes (no como las de ahora que son de terror pero por lo malas que son en su mayoría), de las que daban miedo de verdad porque tenían todo ese aire tan tétrico y oscuro que te hacían taparte los ojos.  Así lo sentí al leerlo y lo mejor de todo es que el autor logra mantener esa atmósfera desde el comienzo hasta la última página.

El libro se lee muy rápido si se quiere y te mantiene atenta en todo momento. Sin embargo debo decir que estando cerca de la mitad del libro o un poco después ya tenía una idea de la teoría que podía explicarlo todo, y no me equivoqué (aleluya). Aunque el libro en sí se puede decir que es un poco predecible quizá porque no es difícil suponer qué es lo que sucede pero aun así el descubrir esto no lo hace menos genial y escalofriante en su lectura sino que te lleva a seguir leyendo hasta el final con mucho interés.  Creo que es un libro que no necesita enloquecerte con hipótesis ya que tiene lo necesario para resultar muy bueno sin tanto condimento o enredo
Saul toma a los niños como protagonistas, no solo las hermanas sino otros también, y cuando se mezclan niños con terror... la cosa no necesita de mucho más para ser creepy por sí sola. Aquí el autor logra su objetivo y no solo te deja pensando, sino con un cúmulo de imágenes bien traumáticas para el recuerdo. Y una de las mejores cosas del libro es el FINAL. Es excelente en mi opinión y te hace tirarte de los pelos y querer gritar. La frase final es la frutilla del postre: posible trauma asegurado.

Dejad a los niños es un libro que me alegro de haber leído y no precisamente por haberme alegrado o endulzado los días. Creo que el lado oscuro de la literatura cada vez tira más de mí y libros como este me hacen confirmarlo. Niños, cosas creepys y tenebrosas, escenas que quedan grabadas en la cabeza cual película de terror y un final de los mejores; hacen de este libro una gran lectura. Podrá generar escalofríos, temor, impotencia, odio o admiración hacia el autor; pero sea lo que sea Dejad a los niños algo va a generar en quien lo lea y eso es lo importante.

Mensaje para el señor Saul: nunca tuve especial debilidad por los niños estimado Saul y ahora mucho menos. 

Puntaje: 4.5/5

6 comentarios:

  1. No conocia el libro pero lo voy a dejar pasar a pesar de que te haya gustado. No me termina de llamar la atencion.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola bella lechuza!
    Debo decir que es una de mis reseñas favoritas del blog, y no porque haya mucha mano mía acá.
    Sino porque fue medio opiseña, así como las de Ani, y dejas salir muchas impresiones y comentarios geniales sobre el libro, los personajes, la ambientación, etc.
    Viste que es un traumita!? Saul logra impresionarte de muchas formas y encima al final se asegura de que no te olvides de los Conger y su maldición. Este Saul es un pillo!
    Me alegro que el lado oscuro te tire fuerte y que disfrutaras tanto de este libro tan perturbador. Espero que logres contagiarlo y traumar a alguien más muajajajaja... era todo como La llamada acá.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo sí le temo mucho al lado oscuro (aunque tengan galletitas), así que me abstendré por ahora. Aunque vaya que te ha gustado un montón, jo.
    Ya quiero ver ese debate sobre chicos malos (ju). A mí también me encantan (y así como dices, no como los típicos de novela romántica new-adult). Creo que ese tipo de personajes son los más conflictivos, los mejor construidos y los que te hacen cuestionarte si los quieres o no. Complicadísimos. Me encantan. <3
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Celes!
    Necesitaba sin dudas leer esta reseña tuya.
    Tengo que decirte que me encantó, y mucho. Me dejaste con muchísima más intriga de la que venía teniendo, esta semana que voy al centro me pongo en campaña para conseguirlo, si ahí no está, no sé, tendré que vender mi alma (?
    En verdad te luciste a sobremanera con esta reseña!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Celeste!
    Dudo mucho que lea el libro porque soy muy miedosa y no creo poder soportarlo jajaja Pero me alegro que el libro te haya gustado :)
    Nos leemos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Celes! En este caso, el libro no me termina de convencer :/ Me alegra que sepa transmitir el ambiente tétrico y que no te haya parecido un fallo terrible que pueda deducirse el misterio, pero no hay un elemento en la trama que me resulte excesivamente llamativo. No lo descartaría, pero no me lanzaré a por él.
    Eso sí, tengo curiosidad por la entrada de debate que vas a realizar sobre los "malos".
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog y comentar!