Celeste Cao. Con la tecnología de Blogger.

Especial de miedo: cosas que me asustaban (y que no) cuando era chica.

by - viernes, octubre 20, 2017


¡Hola, lectores! ¿Cómo terminan esta semana? Hoy les traigo una entrada especial y divertida. No soy de hacer entradas temáticas ni de hacer especiales por mes de terror y todo eso, pero veo en varios lados que se habla de Octubre como el mes del terror y me dieron ganas de crear una entrada diferente y que no he visto en otros sitios (si alguien hizo una similar me cuenta para visitarla).

En esta entrada les voy a contar cuáles eran las cosas que me daban miedo cuando era chica. No voy a negar que algunas de ellas aun hoy me dan un poco de "cosa", pero no al nivel de años atrás. La mayoría son cosas tontas, pero que seguramente nos pasaba a la mayoría. En mi casa nunca fueron de contarme historias de terror y esas cosas, o inventarme cuentos para que me portara bien por ejemplo. Supongo que en mi familia nunca se hablaba ni se habla de esas cosas, tal vez porque no creen... o no sé. También como era una niña buena y me portaba casi siempre bien, no tenían que amenazarme con historias de terror o de monstruos para que hiciera algo. Lo cual me parece innecesario.

Ante de hablar un poco de las cosas que dan miedo y que no, les cuento que soy una persona bastante/muy abierta de mente. Por ello no me cierro a nada y no descreo totalmente de todo aquello que no puedo ver, como tampoco me creo absolutamente todo. Básicamente creo que existen cosas que escapan a nuestro entendimiento o radar de la "razón" y no creo que estemos solos en este mundo (?). En fin... vamos al tema de la entrada. 

Aclaración: nunca fui super miedosa ni super valiente, sino un punto medio. Por eso las cosas que nombro a continuación no era traumas infantiles ni nada jajaja. Simplemente cosas que me daban un poquito de cuiqui...

Cosas que me daban miedo cuando era chica...

El momento después de apagar las luces

Creo que siempre me dio más miedo ese momento después de apagar las luces: hasta que te acostás o vas caminando hasta tu pieza, o hasta tu cama, en completa oscuridad; que la oscuridad en sí misma. De chica cuando me quedaba hasta tarde viendo una peli por ejemplo, el living solía tener un velador, entonces antes de ir a la pieza tenía que apagarlo. Y no prendía luces en el camino, entonces ese trayecto hasta mi pieza era un suplicio realmente. Siempre imaginaba que alguien iba caminando detrás mío y que en cualquier momento me iba a tocar la espalda o agarrarme.
Incluso el hecho de apagar el velador de la mesa de luz a veces me asustaba. Imaginaba que en ese momento en que mi brazo hacía el recorrido desde la tecla del velador hasta meterlo bajo las sábanas, algo iba a rozarlo.



Mi placard/guardarropa  en la noche y ese "lugar" abajo de la cama

Una vez que estaba acostada, ya para dormir, a veces pensaba en el placar. Me daba miedo que hubiera alguien o algo escondido y saliera de a poco para afuera. Lo que más me asustaba era que al estar todo oscuro yo no me enteraba de nada. El sector abajo de la cama también era otro tema: me daba un poco de miedo que hubiera alguien escondido ahí. 
La película El hombre de la bolsa, creo que influyó en lo que sentía respecto al placard. Respecto a lo de abajo de la cama, tengo una anécdota aunque no es mía sino de mi hermana. Una vez mi hermana cuando era chica salió de bañarse y fue hasta la pieza. Se sentó en la cama y alguien abajo le agarró los pies. Era mi papá. Le estaba haciendo un chiste. No me acuerdo si gritó o no, seguro que si. 
Lo cierto es que mi papá tenía la costumbre (pocas veces) de asustarnos a mí y a mis hermanas. Solía esconderse atrás de una puerta, generalmente a la noche, y nos asustaba: lo peor era que no hacía ¡buuuu! y te salía corriendo. Se quedaba quieto en silencio. Después se reía de nosotras. Y al final nosotras también, pero los gritos que yo pegaba, creo que los escuchaban hasta en China. 


Dormir destapada (incluso en verano)

Hasta hace poco tenía miedo de dormir destapada. No podía dejar ninguna parte de mi cuerpo expuesta a la oscuridad, me daba miedo que algo me tocara. Lo peor era el verano: por más que hicieran 35 grados a la sombra, yo me tapaba igual así fuera con la sábana sola. 
Con  el tiempo, mi odio por el calor no hizo más que crecer y fui dejando de pensar en esas cosas. Así que hoy en día, aunque me da un poco de cosita, en verano puedo dormir destapada. 



Ir al baño en medio de la noche y los ruidos

Antes me solía despertar a la noche, me movía, miraba la nada, etc. Pero con el tiempo (y con esto de ir haciéndose vieja) dejé de despertarme. Así como me acuesto, me levanto, cual tronco de madera; y no me despierto para nada. Para nada. Ni siquiera escucho ruidos a menos que me toquen un tambor al lado. Podría decirse que tengo el sueño un poquito pesado.
Bueno, de chica no era así. Y divagaba antes de dormir, me inventaba historias hasta que me diera sueño, etc. Y a veces me tenía que levantar para ir al baño: solo cuando no me quedaba de otra.
Ese trayecto de la pieza al baño era feo y no me gustaba. Porque yo no prendía todas las luces del camino, entonces... era feo.
Por otro lado escuchar ruidos en medio de la noche, no era algo que me agradara demasiado. Además una con la imaginación infantil solía asociarlo a muchas cosas, lo cual lo hacía aun peor. 


Películas y programas de TV

Nunca fui de ver muchas películas de terror. En la actualidad si bien me siguen asustando muchas y puedo pegar algunos gritos, no me asustan tanto como antes. Pero era inevitable si veía una peli de terror antes de dormir, que después me costara dormir y empezara a imaginar cosas feas.
No recuerdo muchas pelis específicas, pero por ejemplo una que nunca pude ver, ni al día de hoy, es La llamada (o El Aro). Me daban mucho miedo la niñas poseídas. 
En cuanto a programas de TV, aunque no me daban miedo miedo, había dos que en su momento eran de "miedo", pero me encantaban: ¿Le temes a la oscuridad? y Escalofríos. 




Cosas que no me daban miedo...

Así como algunas cosas me asustaban, hay otras que en realidad nunca me dieron miedo y de hecho no me molestaban tampoco.

Las muñecas/muñecos



Nunca me dieron miedo las muñecas. Ni siquiera esos muñecos bastante creepys. De hecho me gustan!! Jajaja, si me gustan los muñecos antiguos y si fuera por mí hasta tendría una colección XD
Debe estar relacionado a que me gusta todo lo antiguo y por eso las muñecas que para algunos pueden tener cara de malditas, a mí me llaman la atención. He visto muñecas viejas porque en casa de mi abuela había hasta hace poco unas que eran de mi mamá cuando era chica: tenían cara de antiguas, y hasta les faltaba el pelo. Pero me gustan :)

Los payasos

Soy de las personas a las que no le dan miedo los payasos. De chica creo que no vi muchos o ninguno, pero nunca me dieron miedo. De hecho me parecen raros pero miedo no me dan, siento que esconden algo medio creepy detrás. Sin embargo eso no me asustaba de chica.


Las tormentas

Las tormentas me encantan. Por un lado entiendo el miedo que genera a veces en las personas más que nada por los daños que pueda causar. Pero dejando eso de lado, me gustan. Me gusta sentir ese "rugido" del cielo, la lluvia, el viento, los truenos... Me gustan mucho. 
Y miedo nunca me dieron miedo, ni de chica. No me molestaba para nada dormir con tormenta, e incluso creo que dormía/duermo aun mejor jejeje.
De hecho hace un tiempo me pasó que estaba sola en mi casa, era verano, se cortó la luz y había una tormenta re fuerte. Ah y era de noche. Ruidos. Pero no me dio miedo... :/ Fue divertido -.-


Quedarme sola en mi casa

Soy bastante (muy) solitaria. Desde chica siempre me gustó estar sola, tener mis momentos de soledad. Y quedarme sola en casa: prácticamente me encantaba. Me sigue encantando estar sola muchas veces y además lo disfruto. No me molesta la soledad ni me aburre, siempre encuentro algo que hacer. Y cuando era chica me resultaba divertido quedarme sola en mi casa, sentí una especie de libertad especial. 
Cuando era chica muchas veces me quedaba sola y me preguntaban si no me molestaba, si no quería ir con los demás a donde sea que fueran y yo... no, jajaja. De noche tampoco me daba mucho miedo. Si solía tener esa paranoia típica de cuando una es chica: los ruidos, la oscuridad, el afuera, etc. Pero la verdad es que no me daba miedo, y al día de hoy sigue sin darme miedo estar sola en una casa.
De hecho me pasa que si estoy sola de noche y escucho un ruido, me muerdo los nervios o el miedo, y voy a donde escuché el ruido para saber qué fue. No puedo quedarme con la duda. 


Los bosques

Llegué a mi parte preferida jejeje. Los bosques. Cuando era chica viví unos dos años en un lugar de Argentina donde había muchos bosques y creo que desde ahí, o quizá es el algo innato en mí, tuve siempre fascinación por los bosques. A veces con mi mamá y mis hermanas salíamos los fines de semana a dar paseos por el bosque, a hacer caminatas, y no andaba naaaadie cerca. Éramos nosotras solamente y en un bosque, al menos en esos, suele haber ruidos: ruidos del viento, ruidos de los árboles cuando son viejos, una especie de rechinar de madera, etc.
Y me encanta. Sola, sola, nunca he estado en un bosque, por lo que no puedo decir lo que sentiría en ese caso. Pero me gustan tanto que dudo que pueda sentir temor... Creo.



¿Qué les daba miedo cuando eran chicos?
¿Qué cosas no les daban miedo?
¿Coincidimos en alguna?

También puede interesarte

9 comentarios

  1. Ayy, coincidimos bastante! Especialmente en las cosas que NO nos daban miedo, y en "el momento después de apagar las luces". Tengo 27 años y SIGO TENIENDO MIEDO DE ESOS SEGUNDOS. También de bajar de la cama cuando está oscuro. Ir hasta el baño no me asustó nunca, pero SÍ, Y MUCHO, verme al espejo durante la noche (cosa que en mi baño pasa, por eso evito ir cuando está oscuro jajajjaja)
    me encantó la entrada!!

    ResponderEliminar
  2. A mi si me daban mucho miedo las tormentas y reconozco que duermo mucho mejor tapada xD

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Celes!
    Me ha encantado la entrada.
    Empecemos:
    Antes mi pieza estaba al final del pasillo y me daba mucho miedo apagar la luz y tener que cruzarlo en la oscuridad. Intentaba no pensar en eso o sino lo hacia corriendo. Eran cinco pasos pero los corría.
    Hasta el día de hoy tengo que dormir, por lo menos, con los pies tapados. Siento que si no me va agarrar alguien o algo.
    Yo tampoco soy de mirar pelis de terror. De chica me daban más miedo. Ahora no tanto, además me duermo en seguida así que no tengo mucho tiempo para tener miedo jajaja.
    En cuanto a estar sola en la casa, nunca me molesto, pero hace poco estuve casi una semana sola y un poco me aburrí y alguna que otra vez escuche algún ruido extraño que me asusto.
    No sé como tu hermana sobrevivio a ese susto. A mi me habría quedado un trauma terrible.
    Saludos, Cati
    PD: Nunca me dieron mucho miedos las muñecas pero hay algunas que en serio son creepys.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Celeste! De pequeños creo a todos nos ha dado miedo ese momento entre apagar la luz y meterte a la cama, era una carrera contra reloj en la que podías morir xD Sigo sin saber que se me pasaba por la cabeza, solo recuerdo que tenía un miedo a nosequé. Uff yo si duermo tapada siempre tal cual momia es la costumbre, no porque piense que me van a jalar los pies (?) Mi mamá se queja de que tengo sueño pesado. Y sí, era horrible despertarte a mitad de la noche y sentirte observada, no sé y lo peor es que luego pensás que son imagines tuyas, no pff lo peor. Y pues amo las películas de terror, imposible que luego ande mirando a la nada sin poder dormir xD De las tormentas no sabría decirte porque aquí no hay. Divertida entrada!¡Saludos?:3

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola hola!
    Madre mía, la verdad es que he leído esta entrada con cierta cosilla en el estómago, pues soy bastante miedosa, e incluso leer los miedos de los demás puede hacer que algo me de miedo o empiece a imaginar cosas sobre el tema. Ni siquiera he visto pelis de miedo alguna vez, ni creo que lo haga, tengo demasiada imaginación y me puede jugar malas pasadas, ¡paso de sufrir! jaja
    Yo también coincido en las cosas que no me dan miedo, la verdad es que nunca he encontrado muñecos, payasos ni bosques nada escalofriantes, y espero que siga siendo así, que con tanta peli donde esos son los protagonistas, y ocurren cosas horribles en los bosques, hacen que uno se replantee las cosas jaja. A mí también me daba cosa ese momento en el que me iba a dormir, o era la única que quedaba despierta, por eso intentaba siempre ir a dormir antes que los demás, para "sentirme segura". E igual con eso de dormir sin tener alguna zona del cuerpo destapada, incluso en verano tenía que tener algo encima, o me daba miedo y no podía dormir por las noches. Y no me bastaba sólo con una sábana, mínimo necesitaba manta, así que prefería morir de calor y estar toda pegajosa por el sudor, que sentirme desprotegida por la noche.
    Curiosa entrada, aunque me ha dado algo de yuyu jaja. Espero poder verte por UnMundoDeVerdad
    Nos leemos pronto, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  6. Ay Celes me hiciste reir mucho con tu entrada.
    Antes que nada, tu papá se parece mucho al mío. Aunque mi papá más que asustarnos siempre fue de las bromas pesadas pero nunca pierde oportunidad de quedarse esperando en el pasillo a oscuras cual clásica pelicula de terror y, mi pasillo, es muy de esas películas.
    Muchas de las cosas que mencionas comparto, sobre todo el momento post-apagar-el-velador. Ese recorrido de vuelta a la cama es ETERNO, no termina más!! Puede pasar de todo jajaj
    El espacio bajo mi cama jamás me asustó pero sí sumaría a la lista los espacios tipo altillo o sótano, no entiendo a la gente que vive con esos huecos por sobre/debajo su casa. Terrible.
    Luego, coincidimos en todo.
    Me gusto mucho que destacaras las tormentas ¡qué manera de dormir cuando llueve! jamás duermo mejor que cuando hay tormentas.
    Ah, en cuanto a dormir destapada, tengo etapas. A veces no me jodes, otras como por ej. luego de ver la escena de El Conjuro que pusiste de gif... sí me jode. Después de ver una escena o película como esa no te duermo destapada ni loca.
    ¡¡¡Beso!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Celes!!
    La verdad es que de pequeña nunca fui una niña miedosa a la hora de irme a la cama a dormir o si me quedaba sola en casa. Quizás a lo que más le tuve miedo pequeña y sigo teniendo es a los aviones, quizás porque vi cuando no debía Viven y me quedé traumatizada. Y durante muchos años tuve un sueño de lo más extraño y es que iba en un tren litera, de esos donde te puedes dormir en las camas y siempre soñaba que me despertaba y estaba encima del tren, es decir, por fuera en el techo. Eso sí jamás les he tenido miedo a los trenes o a viajar en ellos O.o
    Me alegra haberte conocido algo más gracias a este post!!
    Besos :33

    PD: No, nunca hice la reseña de Los dulces años, tendré que releerlo para hacerla ;D

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Celes! Qué entrada tan interesante :-) A mí tampoco me solían contar historias de miedo, pero en mi próximo email te contaré una anécdota de un susto que me dieron...
    A mí lo de apagar las luces me daba miedo después de ver una película de miedo, porque sí, yo soy de ver películas de ese estilo desde pequeña xD
    Aquí se le dice El hombre del saco y no sé, en mi caso nunca fue algo que temiera. Pero los sustos de tu papá... ohh, entiendo perfectamente que gritaras como si no hubiera un mañana jajaj
    Lo de no dormir destapada me ha parecido muy curioso, nunca hubiera pensado algo así. Pero uff, cuando tenías calor, debía de ser una auténtica tortura.
    ¿Solo un poquito pesado el sueño? xD Tienes el sueño muy profundo!!! Pero no te culpo jajaj, soy igual, en mi casa hasta me dicen que si no me preocupa no escuchar cuando hay ruidos fuertes.
    Jjaja, yo era al contrario que tú, veía todo lo de terror. Mi madre decía que no había motivos para impedirme que lo viera, que era ficción y bueno, salvo lo que te dije de cuando me iba a dormir, no me afectaba ver cosas así.
    Con las muñecas pensamos diferente, con las barbies y muñecas de ese estilo nunca tuve problemas, pero las de porcelana o con caras un poco raras me daban mal fario.
    Los payasos tampoco me gustaban, los veía siniestros y no quería que se me acercaran a molestarme. Aquí hay una cosa que se llaman papahuevos y tampoco me gustaban nada, de niña hasta me escondía si iba a alguna fiesta y estaban.
    Con las tormentas, estar sola en casa y los bosques soy como tú. También valoro esos momentos en los que no hay nadie en casa y nunca me estresé por ellos, ya que siempre estaba haciendo algo (tareas de casa, deberes o leyendo) y entonces me distraía.
    Muy buena entrada, Celes :-)
    ¡Saludos y muy buen fin de semana! ;-)

    ResponderEliminar
  9. Hola bruja!
    Me encantó la entrada, sirve para conocerte un poco mejor y sacar cosas con las que torturarte cuando lo necesite MUAJAJAJAJAJAJA
    Veamos... creo cuando somos chicos somos super sugestionables y le tenemos miedo a varias cosas porque sí, o porque quizás alguien coopera para eso. La mayoría de las cosas que te daban miedo de chica se potenciaban un montón cuando veías una peli de terror... no querías saber nada sobre caminar en la oscuridad de la noche al baño o a la pieza, no querias apagar la luz, y cuando te acostabas a dormir te quedabas re paranoico pensando que iba a salir el bicho de la peli del ropero, de abajo de la cama, de atrás de la puerta, etc. Tu papá era un maldito... a mí el que me asustaba era mi hermano más grande. Generalmente no me dejaban ver pelis de terror y a veces él sí me dejaba y me molestaba. Lo que más recuerdo es con Candyman, nunca la vi por eso de que no me dejaban pero a él le gustaba molestarme haciendo el gancho de candyman y poniendo cara de maldito.
    Esos miedos los tuve hasta la adolescencia creo. Después es como que ya no me joden ni me sugestiono de esa forma. Cuando me voy a dormir no le tengo miedo a la oscuridad, ni pienso que hay algún bicho escondido debajo de la cama. Y me he volviendo morbosita al respecto. Por ejemplo, adoro quedarme sola en casa, y si me quedo sola una noche es IDEAL para ponerme a mirar una peli de terror, y si hay tormenta aún mejor :D
    En cuanto a lo que no te asustaba, bruja chota. Mi tema con los muñecos es más reciente creo. De chica no me molestaban. Pero he visto muchas pelis y series que explotan la creepytud de los muñecos y por ahí hasta un maniquí me puede poner los pelos de punta. Y los payasos son un trauma de la infancia, pero más relacionado con la película chota esa y soñarla después de verla. Los payasos no es que me asusten, me dan cosa y un poco de repeluz. No me agradan pero tampoco voy a salir corriendo llorando y gritando si se me cruza uno.
    Amo las tormentas, especialmente las nocturnas de verano ♥ me pueden mal! Me encanta pispearlas antes de dormir. A veces si ya estoy dormida cuando empiezan me despiertan y me asomo a chusmearla por la ventana. Pero también me pasa de dormir zarpado cuando llueve. Adoro los bosques, aunque creo que nunca tuve el placer de deambular por uno posta. Acá hay mini bosquecitos, más bien agrupaciones de árboles así que no cuentan. Algún día voy a tener que ir a meterme a uno que tenga pinta de tétrico y ver qué onda.
    En fin, creo que me copé comentando. Así que me despido con una risa malvada.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar el blog y comentar!